Sábado 4 Julio 2020

INGRESO MÍNIMO VITAL: EXTENDER A LA CIUDAD EL MODELO SOCIAL DEL SUBSIDIO AGRARIO

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El Gobierno PSOE-Podemos-PCE acaba de aprobar el Ingreso Mínimo Vital (IMV). 

Y andan muy orgullosos por la medida…calderilla
 

Resumiendo el IMV

Las cuantías del IMV van desde el equivalente a una pensión no contributiva máxima para un adulto solo (unos 460 euros al mes en 12 pagas) hasta un máximo de 1.015 euros mensuales para una pareja con dos hijos. Se irá aumentando hasta ese máximo con 139 euros por cada persona con la que conviva (de cualquier edad). A las familias monoparentales se les añaden 100 euros al mes.

El IMV –dicen- será compatible con las “rentas mínimas” de las CCAA, de forma que fijará un suelo común para los “hogares” que cumplan los requisitos y las comunidades autónomas podrán complementar estos ingresos (o no) en la forma que lo consideren oportuno; incluyendo la posibilidad de dejar de dar y suprimir su propia prestación. De momento -y para controlarlo y capitalizarlo políticamente- su gestión se mantiene española y bajo dirección centralizada en Madrid (con la excepción de las dos comunidades vascas, en las que el Gobierno se lo entrega desde un principio al PNV). A Andalucía -como ocurre con el Subsidio Agrario- la gestionaran a distancia, desde Madrid.

En la prensa se estima que –dadas las condiciones de miseria estructural existentes en Andalucía- unas 217.538 familias (“hogares”) residentes en Andalucía (el 25,59% del total de posibles beneficiarios a nivel del Estado español) podrían acceder a la nueva prestación estatal. El coste presupuestario del IMV se ha estimado en la cantidad de unos 3.000 millones de euros.

Situándolo

Al cierre de 2019, en el total del Estado español existían 452.157 pensiones no contributivas (de jubilación o invalidez, para quienes no hayan cotizado a la Seguridad Social); cuyas máximas percepciones individuales posibles coinciden sustancialmente con el IMV previsto para los hogares individuales sin cargas familiares. Las estadísticas que ofrece el Imserso reflejan un gasto ligeramente superior a los 2.552 millones de euros en pensiones no contributivas en 2019.

De otra parte, los 156.955 perceptores en Andalucía del binomio Renta Agraria/Subsidio Agrario –inventado por el PSOE en 1984- perciben unos 430 euros al mes…, pero tras cumplir el requisito de acreditar un mínimo de 20 o 30 jornadas trabajadas en el campo. El coste global presupuestario de la suma del heredero del “PER” y el Subsidio y su último descendiente la Renta Agraria -unos 900 millones anuales- apenas suponen en torno al 15% de lo que cada año se llevan el 6,5% de los agricultores de más rentas de fondos europeos (6.000 millones). Siempre ha significado un coste ridículo en beneficio del Estado español y el sistema que encarna y protege, si se valora en toda su dimensión lo que significó que, a cambio de su instauración, el Estado español "compró" la “tranquilidad política y social" que el Subsidio Agrario trajo consigo en Andalucía (es decir, su sumisión).

Valorándolo

El Subsidio Agrario generó el contexto para la disminución paulatina de luchas sociales significativas en el campo andaluz, hasta su desaparición de hecho. Facilitó la “legitimación” social del modelo territorial latifundista y la implantación sin oposición del modelo de la agricultura intensiva y el establecimiento conexo de la inmigración para sostenerlo… Todas ellas fueron consecuencias en cadena a los efectos producidos por la implantación de este instrumento de ingeniería social.

Se facilitó con el Subsidio un ingreso regular de supervivencia, cierto.

Y de escasísima cuantía en comparación con los obtenidos por los poderosos o los transferidos habitualmente a otros países del Estado. Cierto también.

Pero también se rompió –de hecho y especialmente dentro de la propia Andalucía- la imagen y el prestigio de la clase obrera del campo entre buena parte de la clase obrera de la ciudad, afectando a la solidaridad interna espontánea (más allá de la retórica acartonada). Una situación que todavía dura...

Las corruptelas –grandes o pequeñas- para acceder a las “pagas”, sus efectos colaterales sobre el mercado laboral y la contratación y los salarios y las rupturas consecuentes se hicieron crónicas…

Y aunque en un principio y durante décadas el Subsidio y todo lo que en su torno giraba, benefició al PSOE, generando fidelidades clientelistas; al consolidarse y pasar a formar parte del “paisaje”, sirvió de soporte y cortina para la derechización social; haciéndose tan “transversal” que hoy no son raros “subsidiados” votantes del PP o de Cs y aún de Vox. De otra manera no se explican algunos de los últimos resultados electorales en muchos pueblos andaluces…

Que el modelo social del Subsidio Agrario -pese a los exabruptos cíclicos en época electoral destinados a humillar en el exterior a los andaluces- no haya sido ni eliminado ni cuestionado seriamente nunca por parte de la UltraEspaña al estar en el Gobierno -ni en Madrid ni en Andalucía- es la mejor prueba de su función globalmente conservadora.

Ahora y en una situación de especial emergencia y necesidad social en trance de empeoramiento a causa de la pandemia -y sin el requisito de las peonadas- aprueban el IMV.

Y en las condiciones de derrota popular actuales y de falta de perspectivas para tantos, muy difícil resulta criticar todo aquello que pueda contribuir a llenar alguna nevera o evitar algunas miserias.

El PSOE, a fin de cuentas, reproduce y extiende anteriores jugadas y recursos que en otros espacios y países ya han puesto en práctica fuerzas al uso.

Sus socios -sus otros promotores de las fuerzas gubernamentales y que tan orgullosos hoy andan- harían bien en no creerse su propia propaganda; agrandando sus efectos curativos y minusvalorando sus peligros… De momento -conviene recordarlo- no han tocado nada del entramado socioeconómico y de sus dominadores y su gestión se limita a lo que podría resumirse como "la reorganización de la beneficencia..."

Al punto y llegados aquí, la UltraEspaña ya ha rebajado su oposición inicial al IMV y se manifiesta dispuesta a tolerarlo y aún asumirlo. Incluso hasta los jabalíes de su franja más ultra comienzan a explorar la posibilidad de combinar la aceptación global del modelo con su denuncia simultánea para intentar capitalizar no sólo sus insuficiencias objetivas sino especialmente el malestar que su imposición va a producir -por contraste y sensación de agravio- en otras capas de la clase obrera empleada y de la pequeña-burguesía; también golpeadas, pero en otras condiciones. Y eso sin contar con los efectos y reacciones que producirá en los barrios la previsible infiltración significativa de delincuentes y lumpen entre sus beneficiarios. La ultraderecha fascista de Vox no tendrá problemas en modular la aparentemente incoherente aceptación global "crítica", con la demagogia desaforada a la hora de aprovechar estos derivados y otras incoherencias futuras.

Los demás, hemos de disponernos a aprender a integrar el nuevo dato en su alcance real en la aún más dura y compleja realidad que se nos viene encima en este país nuestro; ya hecho al sufrimiento y a la dependencia por una dominación secular…

JAVIER PULIDO,
Andalucía, madrugada del sábado 30 de Mayo de 2020