Viernes 15 Octubre 2021

LA INMIGRACIÓN A ANDALUCÍA Y LA APDHA

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Dice la APDHA al presentar su informe “Derechos Humanos en la Frontera Sur 2019” -con palabras de Rafael Lara- que en 2018sólo” llegaron por vía marítima a Andalucía 51.711 personas. Y que eso es “poco”, aunque doble sobradamente las cifras de 2017.

 

No hace porcentajes comparativos con la población andaluza porque su perspectiva es -y siempre ha sido- española y europea. Y para ponerla en práctica escoge significativamente comparar este flujo con el aforo del estadio del Real Madrid, a modo de ejemplo. Es evidente que lo de “Andalucía” en su denominación es sólo una ubicación geográfica casual sin mayores implicaciones. Andalucía no existe para la APDHA como país o como realidad nacional específica con sus necesidades y circunstancias; es sólo un fragmento de costa de la “frontera sur” o del mundo.

51585689 417089209028371 4514235585598062592 n

Quizá sería mucho más gráfico y esclarecedor ejemplificar diciendo que han llegado desde las costas del Norte de África en este año 2018 sólo 990 personas menos que la que hoy viven en Utrera -el municipio que por su población ocupa el lugar 29 de los 777 andaluces (y del que reproducimos aquí una antigua foto)- o, dicho de otra manera, que han desembarcado más gente que la que habita -tomados uno a uno- en 749 de esos 777 municipios. La procedencia es 62% subsahariana y 32% magrebí.

 

vendría bien tener en cuenta que ese “poco” -si se mantuviera tal cual, lo que es coherente con la línea discursiva de la APDHA- en sólo cinco años serían 258.555, es decir, más personas de las que viven en 26 de las 29 ciudades de más de 50.000 habitantes que hoy tiene Andalucía. Más de las que hoy residen en GranadaJerezAlmeríaHuelvaMarbellaDos Hermanas, etc. Y si así se mantuviera 10 años510.711 personas. A sumar -por supuesto- a los inmigrantes ya establecidos.

 

La APDHA contradictoriamente, pasa de citar a los millones y millones que sufren en África o Asia y que tienen “proyectos migrantes” a decir que son pocas las que llegan y que, en su opinión, resaltar su dimensión numérica es hacer “alarmismo”. También dice que muchos de estos migrantes están “en tránsito” pero no los cuantifica. Y, además, según su misma filosofía, ese “transito” es intrínsecamente voluntario.

 

La APDHA es de un europeísmo extremo. Le gusta la Unión Europea porque le gusta la libre circulación de personas (que va en el mismo paquete que la de mercancías y capitales) y por ende le ha de gustar el liberalismo, aunque denuncie alguna de sus consecuencias… Y no le gustan quienes la cuestionan. Sólo se acuerda de citar en este campo critico u opuesto a la UE a las fuerzas de extrema derecha. A la UE lo que le pide la APDHA es que sea más consecuentemente liberal.

 

la APDHA -en su informe- le gusta Riace, un pequeño pueblo italiano donde la inmigración está en el 26,2%. Y lo llama “modelo Riace”. Aquí en Andalucía tenemos en cifras equivalentes El Ejido con un 33% Roquetas de Mar con un 27%, donde respectivamente obtuvo Vox un 29,5% y un 22,3%. Significativa elección esta de la APDHA: preferir una referencia lejana de laboratorio frente a una realidad cercana.

 

No le gustan las expulsiones a la APDHA… y aparte dice que no son practicables y para ello hace referencia a que “el ejemplo de Marruecos es palmario. Tras la entrada en vigor del Acuerdo de 1992, el Estado magrebí, teóricamente, acepta a sus nacionales sin reticencias. Sin embargo, su práctica habitual es limitar esa aceptación a unas 25 personas al día. En estos meses tal cifra se ha reducido a 10 aunque España pretende negociar para aumentarla a 50, según informaciones periodísticas”. Reconoce pues que Marruecos -en colusión con España- es el grifo que controla realmente los flujos migratorios que llegan desde África a Andalucía

 

¿Que propone APDHA?. Dice querer “vías legales y seguras para migrar”. Nunca las concreta demasiado... pero se puede inferir que lo que quiere decir -aunque no se atreva a decirlo así de claro- es “fronteras abiertas” y que entren y se queden todos los que quieran; que ya luego el mercado se encargará de encaminarlos a otros países o mantenerlos aquí.

 

Las personas -según su perspectiva- tienen derecho a emigrar, pero los pueblos -y menos aún las naciones sin Estado, como es el caso de Andalucíano tienen derecho a decidir nada sobre su futuro colectivo social, laboral o cultural. En resumen, todo su discurso es un “efecto llamada”. Así es el discurso oenegero. No es de extrañar que este haya sido y sea el soporte ideal sobre el que -utilizado instrumentalmente como espejo- ha construido parte de su discurso la ultraderecha ultraespañolista

 

No se está hablando aquí de salvar náufragos. Sino del establecimiento de personas que una vez instaladas -obviamente- generan derechos permanentes en una sociedad que es la que es. Y que -además y no lo olvidemos nunca - en el caso concreto de Andalucía no tiene deuda moral que pagar a nadie, sino más bien al contrario.

 

[Andalucía es un país con el 21,3%de su población activa hoy en paro. (EPA, 2018) y en el que en las últimas elecciones andaluzas las tres formaciones de la extrema derecha ultraespañolista obtuvieron el 50%de los votos.]

Javier Pulido,

Andalucía, 9 de Febrero de 2019

-------

Documentación:

"La “infundada” invasión de migrantes que ni llenaría el Bernabéu - La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía resalta la movilización social frente a la “decepción” de Sánchez y la “xenofobia” de VoxJesús A. Cañas, Eva Sainz, EL PAIS, Cádiz / Sevilla 8 FEB 2019

Opinión, "Andalucía: Hablemos claro sobre la Inmigración". Javier Pulido, Andalucía Libre nº 156, Viernes, 31 de Enero 2003