Viernes 15 Octubre 2021

AL BORDE DEL ABISMO… [El difícil futuro de los trabajadores docentes interinos andaluces y la complicada organización de su Resistencia]

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El origen último de la actual situación es una lectura perversa y castiza –típicamente española- de las directrices de la Unión Europea favorables formalmente a que se correspondan situaciones laborales y estatutos legales, es decir, que los que trabajan regularmente en el sector público lo hagan establemente… y que se ha transmutado en la práctica en una operación para cambiar las plantillas a costa de mandar al desempleo a la inmensa mayoría de los anteriores temporales o precarizar aún más a los precarios supervivientes.

 

El “Acuerdo sobre el Plan de Choque para Reducir la Temporalidad en las Administraciones Públicas”, suscrito el 5 de Julio de 2021, por el Gobierno de España y CCOO, UGT y CSIF es su soporte. El Real Decreto-Ley 14/2021, de 6 de Julio, de medidas urgentes para la reducción de la Temporalidad en el empleo público(1), su consecuencia legislativa.

 

ESCUELA ABANDONADA 

Planeamiento.

Este proceso, en el que se fijan plazas mientras se pone en muy serio riesgo de despido a los trabajadores que hasta ahora las desempeñan, se planifica para ser finiquitado en 2024. Y pretende que todos los puestos de trabajo hoy ocupados por interinos que excedan el tope del 8% sobre el total de empleados han de ser convocados y transferidos en este lapso a nuevos titulares, ahora definitivos. Se estabilizan plazas; se sustituyen personas.

EEducación Sanidad (Punto Séptimo del Acuerdo; Disposición Final Segunda, RD 14/2021) –sectores donde durante meses se negaba que afectara- se establece que se dispone hasta finales de 2022 para concretizarlo, planearlo y desarrollarlo; para ser también ultimado, sea como sea, en 2024.(2) En estos dos años Gobierno español y Comunidades Autónomas han de reglamentar en qué queda y cómo se aplica en ambos sectores el máximo de 3 años de interinidad/temporalidad acordado.

Tanto el Acuerdo (Punto A. Segundo) como el Real Decreto (Artº 2.4) dejan en psicótica herencia limitante una referencia expresa al arbitrario, opaco y subjetivo “Concurso-Oposición” como pretendida y deseada única vía de articulación para los procesos de permanencia (con lo que se busca impedir o al menos dificultar al máximo cualesquiera otras vías posibles de regularización y estabilización o la consolidación de otras situaciones de fijeza laboral). Se someten al marco de la LOMLOE y la tradición administrativa española.

La clave en su intención es cegar la alternativa del “doble acceso” –una vía de regularización específica para quienes ya se encuentran trabajando- a través del llamado “concurso de méritos”, es decir, de la valoración significativa y determinante de anteriores pruebas y oposiciones ya aprobadas y superadas por los docentes interinos y/o de la idoneidad subsiguiente, acreditada por la experiencia y por el desempeño practico de tareas, funciones y capacidades.

Para marcar continuidad en discurso y realidad con lo que llevan perpetrando desde decenios, Gobierno y corporaciones secuaces constriñen en la fase de concurso de méritos a un máximo del 39% la posible valoración de la experiencia laboral y docente (en la misma tónica de lo hoy ya vigente); porcentaje además difícil de consolidar dado que coexiste en ese apartado con otros de otro origen. 

Y, además, en absoluto se asegura llegar a esa fase concursal pudiendo –como ya ocurre hoy- ser “suspendido” y por tanto eliminado con anterioridad, en la fase llamada “de oposición” a través de exámenes o pruebas a ser valoradas por Tribunales en las habituales y ya conocidas, comprobadas y sufridas condiciones de arbitrariedad, opacidad, incompetencia e impunidad.

En ese mismo apartado A. Segundo, reproducido en la Disposición Adicional Cuarta del RD, Gobierno y cofradías funcionariales(3)contemplan –por si lo anterior fuera poco- una nueva regulación y reglamentaciónde las Bolsas de Interinos(4) en las que se exige, primero, participar obligatoriamente en esos procesos y luego, si no se le ha concedido/reconocido la plaza, permanecer como candidatos a nuevas interinidades en las obviamente reducidas plazas temporales restantes sólo “si han obtenido la puntuación que la convocatoria considere suficiente”. 

Con ello, con este infernal proceso se abre paso franco a que las administraciones educativas reorganicen a su conveniencia las normas para entrar, salir y permanecer en las bolsas de trabajo y que puedan reordenarlas a su gusto, utilizando, por ejemplo, sólo el criterio de las notas obtenidas en esa ultimísima convocatoria y en la forma excluyente que consideren oportuna(descartando, por ejemplo, consideración alguna al anterior tiempo de servicio). Sus consecuencias serían obvias.

a los que se queden a partir de ahí sin trabajo y en la cola del paro les ofrecen en compensación no 45 y ni siquiera 33 días por año trabajado. Veinte días..., hasta un máximo del sueldo de doce meses.

Funcionalidad y fundamentos

Sin entretenernos en más detalles, lo cierto es que, en este proceso español, aquí (incluyéndonos, desgraciadamente, a Andalucía), la “disminución de la temporalidad” se ha entendido por sus organizadores y avalistas como:

A. Una oportunidad para renovar y rejuvenecer por decreto, en masa y con justificación europea la fuerza laboral usada por las Administraciones Públicas, sustituyendo a paso de carga a “viejos” por “nuevos” y no como ocasión para defender y consolidar el empleo de los trabajadores/as. Es la última plasmación de los viejos principios, esencialmente despreciativos, de “usar y tirar”, del “divide y vencerás” y del “sálvese el que pueda”, con los que desde el Estado español se ve a la clase obrera. (Incluida la que no se considera a sí misma como tal)

B. Una ocasión para reafirmar, proteger y mantener la condición funcionarial en su naturaleza segregada del resto de los trabajadores; separada, legitimada y sostenida por la estabilidad en el empleo como singular y excluyente privilegio en un contexto social y nacional de creciente desigualdad y extrema precariedad laboral. Una condición funcionarial que lleva anexa, e implica y exige a cambio, servilismo y sometimiento a los intereses esenciales de gobiernos y Estado. 

Este objetivo de preservación del funcionariado como único sinónimo de la fijeza o estabilidad laboral en la administración y especialmente en la Educación y la Sanidad es clave para entender las motivaciones básicas de las cofradías corporativas funcionariales(*) a la hora de primar la fijeza de las plazas y su reconocimiento como funcionariales en las plantillas–sean finalmente las que fueren- sobre y a costa de la estabilidad en el empleo de las personas trabajadoras reales que hasta ahora las han desarrollado.

Las “oposiciones”, renovadas y siempre valoradas, organizadas y aplicadas a conveniencia, son defendidas, entendidas y usadas como barrera de legitimación para la inclusión/exclusión en el empleo a través de su condición de ejercicio de aduana para la continuidad funcionarial. A modo de los exámenes de los antiguos mandarines chinos, ejercen de falsa justificación del cínico discurso meritocrático tras el que se esconde la mera reproducción del sistema con sus jerarquías e intereses conexos, sin relación alguna con la determinación objetiva de parámetros de profesionalidad y eficacia reales.

El Proceso de Ejecución del Crimen.

El RD 14/2021 ha de ser próximamente convalidado en el Congreso de los Diputados español. 

Es de suponer que el bloque político de la UltraEspaña (PP+Cs+Vox+Satélites/Sucursales) –por mera demagogia de oposición, que no obviamente por desacuerdos de fondo y principio con modelo tan reaccionario como el planteado- le vote no. Ojalá.

Contando con que PSOE, Podemos/PCE, aliados fenicios como el PNV y secuaces parlamentarios menores varios del Gobierno español apoyen el RD…, bastaría entonces con que los catalanes ERC, Junts y CUP; el vasco EH Bildu; el gallego BNG y el valenciano Compromis se opusieran con su voto NO a ser cómplices en el genocidio laboral de los trabajadores (y docentes) interinos pactado por el Gobierno español y sus aliados corporativos españoles CCOO, UGT y CSIF, para que el RD fuera anulado y el proceso de despidos detenido.

Si por cualesquiera circunstancias político-parlamentarias el Gobierno PSOE/Podemos-PCE consiguiera respaldo suficiente y el proceso prosiguiera, se abriría y saldaría en el curso próximo 2021/2022 -que se inicia en septiembre- un proceso político-reglamentario para pactar y desarrollar entre Gobierno y Comunidades Autónomas la gestión del proceso.

Avanzamos etapas y tareas a partir de ese último e hipotético desfavorable escenario, si el RD sorteara el trámite parlamentario.

La Conferencia Sectorial de Educación estatal [integrada por Ministerio y Consejerías autonómicas] como hipotética definidora/coordinadora de marcos estatales y especialmente la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía como subsidiario competente a la hora de la aplicación –y según sea su voluntad política y la presión política y social a la que sea sometida- serán quienes deban concretar, por ejemplo, elementos determinantes para el futuro de los trabajadores docentes interinos como los siguientes:

A. Si el Concurso-Oposición es “más Concurso o más Oposición”.  En este apartado pueden incluirse importantes elementos como el carácter único o no de las hipotéticas pruebas, su diseño concreto (que no tiene por qué reproducir el de las oposiciones habituales); si hay pruebas eliminatorias o no y si alguna -o todas- pueden ser sustituidas por informes acreditativos a través de la entrega de trabajos o méritos o también alterar el tipo de primer examen, sustituyendo los actuales temas y practicas sujetas a valoración subjetiva y oscura por test objetivos y equitativos, por ejemplo. 

También cabe en estas convocatorias la inclusión de cláusulas de acción afirmativa o discriminación positiva, protectoras para quienes el despido o la expulsión de las bolsas de interinidad sean especialmente letales desde el punto de vista de su marginación y exclusión social como las personas trabajadoras mayores de 50/55 años u otros casos.

El abanico de posibilidades es importante y depende en su asunción y concreción –o no- de lo que se quiera favorecer y a quien y esto a su vez de la voluntad y la presión política y social y la correlación establecida.

B. El modelo de Bolsas para Interinos supervivientes. Siendo las bolsas resultantes de este proceso las únicas realmente operativas y efectivas es fundamental –y no está hoy ahora en absoluto asegurado- que se garantice en la redacción de las convocatorias -al menos- el mantenimiento de los criterios y términos laborales prácticos hoy vigentes en Andalucía para la inclusión y ordenación de las bolsas y su consecuente regulación en relación con plazas vacantes y régimen de sustituciones (incluidos, especial y explícitamente, la no exclusión ni ordenación en bolsas por notas de procesos selectivos; la primacía del tiempo de servicio como criterio para la ordenación y la preservación de los derechos a elección y preferencia de marco territorial para el ejercicio laboral en casos de vacantes o sustituciones, incluidos sólo uno).

Desafortunadamente, la coincidencia con el proceso de desarrollo legislativo -tanto estatal como nacional- de la nefasta LOMLOE (último escalón de la degradada sucesión de normas españolas que arrancan con las nefastas LOGSE y LOE, hasta la precedente LOMCE) introduce aún mayor complejidad en el seguimiento y necesidad de especial vigilancia para preservar objetivos.

En cualquier caso, téngase siempre presente que sobre sentencias o jerarquías normativas se impone siempre la construida correlación de fuerzas a partir de la organización y presión política y social

Desafíos para la organización de la Resistencia

Una cuestión previa. Pero importante.

Es evidente que este proceso afecta objetivamente a todas las administraciones y sectores públicos. También ha de serlo que la organización subjetiva –y por tanto clave- de la resistencia social y laboral depende de la conexión íntima con la realidad específica de cada sector afectado. En nuestro caso, con los docentes interinos andaluces (en sus dos subsectores de primaria y secundaria).

La convergencia de acciones entre sectores ha de ser –pues- consecuencia –en su caso- del hipotético desarrollo exitoso de un proceso de movilización y no un dogma genérico impuesto o anticipado a priori. 

Sólo hay que recordar como todavía ayer mismo las cofradías corporativas de funcionarios afirmaban pertinaces -con total desparpajo y desfachatez- que este proceso no afectaba en absoluto a docentes o sanitarios y que quienes alertaban sobre sus consecuencias eran sólo gafes, amargados o cenizos (o gente sobornada por despachos de abogados famélicos)  

Con todo, repasemos el contexto docente y constatemos:

 

A. Ebajísimo nivel de conciencia reivindicativa y tradición de autoorganización y protesta hoy existentes, específicamente entre el profesorado en general y también y en similares condiciones entre los interinos en particular (que no tienen de antemano y es conveniente recordarlo, mejor nivel ni en una ni en la otra en relación a los funcionarios). Reflejo e ilustración de ello son los resultados en las últimas elecciones sindicales docentes en Andalucía. (5)

B. La profunda desconfianza ante todas las siglas sindicales (incluidas las de aquellos sindicatos que se han opuesto hasta ahora -mejor o peor- al proceso de despido). La división y enfrentamiento entre cómplices y resistentes y sus discursos (e informaciones) agudiza la confusión y deviene en la práctica en pasividad (y muy posiblemente en el futuro, en desmoralización)

C. El alejamiento y desconexión entre la acción sindical y la cotidianeidad de los centros de trabajo docente. Los –aislados y simbólicos- días de huelga decididos en las últimas décadas por los diversos aparatos sindicales, comunicados de arriba abajo por prensa o internet sin previo debate y aprobación colectiva por los docentes, han degenerado hasta convertirse en la rutinaria práctica burocrática y jerárquica habitual, tan cómoda para los aparatos como inoperante e inútil a la hora de obtener resultados y construir conciencia. 

D. Lprofunda división existente en el seno del profesorado entre docentes funcionarios y docentes interinos. Que habitualmente y en lo cotidiano no se exprese en forma pública descarnada no implica que no exista y que circunstancias conflictivas como la actual tiendan a reavivarla. No hay que contar, de entrada, con la solidaridad activa y efectiva de los funcionarios, más allá de las consabidas excepciones. Incluso está por ver con quienes irán las simpatías del funcionariado docente en ese conflicto según se encone y más cuanto mayor sea la claridad y radicalidad de las actuaciones y demandas interinas. Este conflicto será el del, en torno, al 30% de la plantilla general docente que representan los interinos.

E. La extendida y consolidada visión social de los trabajadores públicos y en especial de los docentes por parte del conjunto de la clase obrera como privilegiados…sea por su jornada laboral, por sus vacaciones, retribuciones o por trabajar a la sombra y no tener callos en las manos… El retroceso extremo en la conciencia general popular y en las condiciones laborales andaluzas (expresamente las irregularidades y precariedad generalizadas) y el servilismo que ello genera y sostiene revierten en, de antemano, una inicial baja simpatía social y un escaso nivel de apoyo hacia los docentes interinos, más allá de familiares directos y amigos. Ha de contarse con que Gobiernos y asociaciones corporativas cómplices jugaran a fondo a enfrentar a los hoy trabajadores docentes interinos con los parados (aspirantes) que intentan incorporarse como sea al trabajo y que recurrirán sin escrúpulo alguno a todos los recursos demagógicos imaginables. 

Tareas y vías de trabajo en la organización de la Resistencia

Esta cuestión se dilucidará -en principio- en este curso 2021/2022 (salvo que se consiguiera el rechazo parlamentario del RD). Y en ese horizonte, son tareas primarias inmediatas:

  • Generar y construir organización interina en los Centros Docentes.  Con apoyo y amparo legal sindical, durante el mes de septiembre han de convocarse y realizarse asambleas de interinos en recreos para informar y medir y contabilizar apoyos. El objetivo es cristalizar conciencia y levantar Plataformas de Interinos organizados, centro a centro.

  • Legalizar por las organizaciones sindicales resistentes desde septiembre y entre los días 15 de ese mes y final de curso, una convocatoria general de Huelga General Indefinida y por tramos que sirva de paraguas y amparo legal para las acciones y paros a desarrollar. No se trata de que se vaya a utilizar todos sus días y tramos sino de que queden susceptibles de ser usados según demande el curso de la protesta.

En la organización de las protestas, paros y acciones se ha de tener bien presente cuales son las funciones esenciales del sistema educativo y por tanto aquellos elementos sobre los que actuar con preferencia. 

saber y sin voluntad exhaustiva:

  • Ucalendario de paros a partir de octubre en días que vayan rotando y alternando uno por semana, de manera que se afecte al máximo posible la cotidianeidad de los centros, el desarrollo curricular y la utilización social de los centros educativos como guarderías. Los días de paro serían días de movilización en la calle.

  • Erechazo público y publicitado de los docentes interinos a participar y colaborar en cualesquiera actividades extraescolares (que habitualmente se usan para sacarle brillo a la imagen de los centros…) como muestra de protesta y rechazo a una “normalidad” que ignora y ampara la organización de su despido. Se ha de solicitar su supresión y en caso de mantenerse, no participar ni colaborar.

  • Planificar actuaciones especiales durante el periodo de evaluaciones (empezando por la primera evaluación) de forma que se pueda percibir socialmente el impacto de la protesta interina. Para optimizar sus efectos en este ámbito y en el de los desarrollos curriculares, sería conveniente que los docentes interinos a la hora del reparto inicial de grupos en septiembre aceptaran o se propusieran para el máximo de grupos y materias posibles de 2º de Bachillerato 4º de ESO.

  • Aprobar y difundir una plataforma reivindicativa corta y comprensible, que concrete el principio “los que están, se quedan”.

  • Prioridad sectorial docente, local-comarcal, provincial y nacional en la concreción de acciones de protesta.

  • Articular mecanismos por centros y plataformas de interinos para la información y para el debate y consulta de las posibles propuestas y contrapropuestas.

Reservas necesarias y Avisos pertinentes al entramado de la Resistencia.

Procede partir del reconocimiento de que el modelo de “jornadas de días de huelga”, contados y simbólicos, no sirve y lleva a la derrota. No se vence (o se le tuerce la muñeca, que viene a ser lo mismo) al Gobierno español del PSOE-Podemos y al Gobierno de la UltraEspaña, al “Estado Profundo” y a sus apoyos de CCOO, UGT, CSIF y añadidos en una guerra de estas características con la rutina habitual (que, por otra parte, tampoco ha conseguido nada)

Si lo que se pretende por alguien o algunos es un postureo –sea por razones pretendidamente ideológicas o por mera irresponsabilidad- que de entrada se diseña aceptando encaminarse a la derrota, ha de saberse que no merece la pena desperdiciar ni un euro ni un minuto de vida en esa pose. Y que esto se percibirá bien pronto y tendrá efectos desmovilizadores inmediatos y previsiblemente irreversibles. Las “derrotas honrosas” son derrotas… 

Si alguien o alguna organización sindical, por último, busca protagonismo orgánico o publicidad extras o ubicada en actitud suicida, se coloca en la actitud de intentar heredar la mayor parte de los restos del naufragio (tras la derrota) o cede ante cualquier infantilismo sectario o manipulador, que sepa que con ello se cava su tumba política o sindical.

Javier Pulido

Andalucía, 12 de Julio de 2021

Posdata. 

Aviso a los coautores del Crimen.

Si ganan. Es decir, si imponen lo pactado. Les adelantamos que “Roma no paga traidores”.

Su victoria sería el anticipo de su infierno.

El ambiente resultante en el sector docente tendrá tal hedor que no esperen que en ese contexto alguien –ni de los espectadores ni de los supervivientes- estén por la faena de acudir a sus llamamientos en caso de que se opusieran a las previsibles posteriores agresiones que siguieran a este genocidio laboral. Tras asistir a esta masacre no es previsible que nadie se movilice –por ejemplo- porque el profesorado funcionarial sea obligado a ir a sus Centros trabajar en el mes de Julio. O que rechace que se impongan cronogramas individualizados en el seguimiento de, por ejemplo, planes y programas de refuerzo con consecuencias retributivas. Etc Etc. (La lista es larga…)

------

NOTAS: 

(1)Texto del RD 14/2021de 6 de Julio, de medidas urgentes para la reducción de la Temporalidad en el empleo público:

https://www.boe.es/boe/dias/2021/07/07/pdfs/BOE-A-2021-11233.pdf

(2)[SOBRE EL SECTOR DOCENTE] "Disposición final segunda. Adaptación de la normativa del personal docente y del personal estatutario y equivalente de los servicios de salud.

En el plazo de un año desde la entrada en vigor de este real decreto-ley se procederá a la adaptación de la normativa del personal docente y del personal estatutario y equivalente de los servicios de salud a lo dispuesto en el artículo 10, 11 y en la disposición adicional decimoséptima del texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, de acuerdo con las peculiaridades propias de su régimen jurídico.

Transcurrido dicho plazo sin que se produzca la citada adaptación de la legislación específica será de plena aplicación a este personal las previsiones contenidas en los citados preceptos del texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público."

(3)Resulta objetivamente inadecuado, conceptualmente confuso y éticamente insoportable reconocerles la condición de “sindicato” –con todo lo que ello implica en la tradición de la clase obrera- a asociaciones o cofradías del estilo de las que encarnan o representan por su discurso y practica CCOO, UGT o CSIF; en la docencia en particular y la función pública en general. Quede aquí esta distinción calificativa, a espera de mayor estudio, como llamamiento tanto a la reflexión como a la respuesta.

(4)[SOBRE LAS BOLSAS] 

"Disposición adicional cuarta. Medidas de agilización de los procesos selectivos.

 Las Administraciones Públicas deberán asegurar el cumplimiento del plazo establecido para la ejecución de los procesos de estabilización mediante la adopción de medidas apropiadas para un desarrollo ágil de los procesos selectivos, tales como la reducción de plazos, la digitalización de procesos o la acumulación de pruebas en un mismo ejercicio, entre otras.

 Las convocatorias de estabilización que se publiquen podrán prever para aquellas personas que no superen el proceso selectivo, su inclusión en bolsas de interinos específicas o su integración en bolsas ya existentes. En dichas bolsas se integrarán aquellos candidatos que, habiendo participado en el proceso selectivo correspondiente, y no habiendo superado éste, sí hayan obtenido la puntuación que la convocatoria considere suficiente."

(5)RESULTADOS ELECCIONES SINDICALES EN LA ENSEÑANZA PRIMARIA Y SECUNDARIA DE ANDALUCÍA (4 DICIEMBRE 2018)

  • Las organizaciones funcionariales de derecha españolista y corporativa, ANPE, CSIF, APIA suman el 49%.: 188 delegados. Sube CSIF
  • Las corporaciones burocráticas funcionariales tradicionales colaboradores del PSOE, CCOO y UGT, suman los dos el 22,81%, 85 delegados
  • Los sindicatos de izquierdas, USTEA y CGT, suman el 23,6%y tienen 92 delegados
  • Más de la mitad del profesorado, (el 52%) ni se molesta en votar.